Ajedrez para principiantes y ajedrez escolar

La idea que voy a exponer la utilizo frecuentemente en las clases de ajedrez con niños o principiantes, entendiendo que resulta especialmente útil para jugadores de ajedrez de un nivel básico e intermedio. Y como aprender ajedrez o aprender trucos, ideas y planteamientos para enseñarlo es el objetivo de la mayoría de los lectores del blog de la revista Capakhine, voy a publicar por primera vez el Principio de la Pieza Molestosa, que mis alumnos conocen bien y que resulta muy efectivo en posiciones de ataque.

Mientras que muchas de las partidas de ajedrez de los maestros o jugadores muy fuertes pueden decidirse en un final complejo, o tras una lucha estratégica por mínimas ventajas, las partidas de ajedrez de los niños y de los principiantes se deciden, en realidad, por errores de bulto o ataques de mate. Y es de esto último de lo que vamos a hablar, pues llevar a cabo un ataque contra el rey enemigo con éxito no siempre es sencillo.

 

LOCALIZACIÓN DE LA PIEZA MOLESTOSA

La idea básica que suelo exponer como punto de partida cuando explico este principio es que en muchas posiciones en las que se asedia al rey enemigo existe una pieza defensora que es la principal artífice de que su monarca no caiga. Ya sabemos que a veces son varias las piezas que defienden, pero en la mayoría de los casos existe una que nos resulta especialmente molesta. Quizás si no estuviera en la casilla en la que se halla podríamos dar mate. Localizar esa “pieza molestosa”, esa defensora principal del rey enemigo, es el primer paso.

En algunas clases de ajedrez de nivel básico o intermedio, propongo diferentes posiciones a los niños, a manera de ejercicios. Son posiciones de ataque en donde tienen que localizar la pieza que les molesta. Recomiendo este tipo de ejercicios a los monitores de ajedrez que vayan a explicar este principio a los niños o principiantes, ya que no basta con conocer la teoría, sino que realmente es fundamental acostumbrarse a pensar usando estas ideas.

 

OBJETIVO: JUGAR CONTRA LA PIEZA MOLESTOSA

Cuando expongo este primer punto a mis alumnos en las clases de ajedrez, sean niños o adultos, suelen ir intuyendo el siguiente punto. Pues sí, el siguiente paso es jugar contra la pieza molestosa. Teniendo eso claro todo resultará más sencillo, pero una vez que tenemos claro el objetivo debemos determinar cómo llevarlo a cabo.

 

MÉTODOS PARA JUGAR CONTRA LA PIEZA MOLESTOSA

Aunque evidentemente existen diferentes maneras de jugar contra una pieza, destaco las 4 principales. Las dos primeras sugieren un plan y las dos siguientes son conocidos recursos tácticos.

 

1.- Expulsar a la pieza molestosa.

Tiene toda la lógica del mundo. Si el rey del rival se mantiene a salvo principalmente por esa pieza...¡vamos a expulsarla!

2.- Cambiarla

No siempre disponemos de un plan con el que podamos expulsar a la pieza defensora enemiga, así que también resulta muy efectivo tratar de cambiarla

3.- Eliminarla

Esto ya supondría un golpe táctico. La idea es sacrificar una de nuestras piezas por la pieza defensora enemiga.

4.- Desviarla

La desviación es uno de los principales recursos tácticos que pueden producirse en ajedrez, especialmente en posiciones de ataque, por lo que siempre sugiero a los niños que en sus partidas de ajedrez piensen en esta idea táctica a la hora de rematar sus ataques. Se trata de desviar de su poción a esa pieza que nos molesta

Entiendo que hay muchas posibilidades más para jugar contra la pieza molestosa, pero las expuestas son las más frecuentes y, en muchos casos, efectivas.  

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contenidos Suscriptores - Novedades

Con la finalidad de mejorar tu experiencia, este sitio web usa cookies. Al continuar navegando aceptas el uso de cookies.