imagenajedrezEl tema del sacrificio de material en el ajedrez para niños es especialmente peliagudo. La manera en que se enseña habitualmente el ajedrez tiene mucho que ver con esto. Una de las primeras cuestiones que aprenden los niños es el valor de las piezas de ajedrez. Cada pieza tiene asociado un valor numérico y esto sirve de guía a los pequeños para tener presente la correlación de material durante la partida.

Para los muchos niños este valor tiene una importancia demasiado grande, sin reparar en que otras cuestiones de la partida pueden ser más importante que un simple número. Por eso los que trabajamos en la enseñanza debemos relativizar ese valor, mostrando a nuestros alumnos el tipo de compensaciones que se pueden tener a pesar de la inferioridad en material.

En todo caso los sacrificios de material que mejor entienden son los de ataque, los que desembocan en un mate casi inmediato o en la recuperación inminente del material. ¡Pero estos no son verdaderos sacrificios! Un sacrificio a cambio de iniciativa o simplemente un sacrificio posicional no suele entrar en la valoración de la mayoría de niños que juegan al ajedrez. Por eso es importante mostrarles ejemplos de estos temas con frecuencia.

Casi todos los jugadores de ajedrez escolares suelen evitar aperturas en su repertorio que impliquen sacrificios de este tipo. Todavía, los sacrificios que implican la posibilidad de obtener un fuerte ataque, son mejores comprendidos. Pero un sacrificio posicional, como por ejemplo el que se plantea en el Gambito Volga, no suele tener muchos adeptos infantiles. Personalmente no suelo enseñarles una apertura como esa para que la jueguen hasta que no ganan un poco en madurez y su ajedrez crece. Sé lo difícil que puede ser para un niño empezar una partida con peón de menos, por muy bien que le hayamos insistido en que tienen compensación. Eso sí, creo que es importante que se vayan familiarizando con esos temas y viendo ejemplos de esas aperturas, que seguramente más adelante puedan incluir en su repertorio de aperturas.


Creo que una de las claves para jugar con éxito este tipo de aperturas es olvidarse del material. Si tenemos en mente continuamente que tenemos material de menos estaremos buscando continuaciones en que tengamos la oportunidad de recuperar el material. Esa no suele ser la idea. La idea es provechar las ventajas que te ofrece tu posición, iniciativa, ataque, presión en la posición enemiga, etc. Es mucho fácil de decir que de hacer, sobre todo si hablamos del ajedrez para niños. Pero este tipo de aperturas requieren ese tipo de pensamiento. Así de sencillo: olvidarnos del material entregado. Jugar sin la presión de que tenemos material de menos.


Os dejo a continuación mi partida de hace unos días frente al G.M. Ninov, en la que empleé un conocido sacrificio de peón a cambio de iniciativa y que me deparó una bonita victoria. Espero que pueda servir de inspiración.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contenidos Suscriptores - Novedades

Con la finalidad de mejorar tu experiencia, este sitio web usa cookies. Al continuar navegando aceptas el uso de cookies.