La mayoría de las partidas de ajedrez entre niños se deciden por detalles tácticos, fallos de cálculo o combinaciones ocultas que alguno de los jugadores pasa por alto. Precisamente comentábamos en un artículo anterior que el estudio de las aperturas no debe ser el centro del estudio del ajedrecista hasta que no llega a un nivel alto de juego. En el primer número de la revista Capakhine, el M.I. Ernesto Fernández Romero se encarga de recordárnoslo y nos ofrece una tabla con la división de materias y el tiempo proporcional que deberían ocupar en nuestro trabajo con el ajedrez, dependiendo de nuestra fuerza.

 

Tener un buen nivel en táctica es fundamental para los jugadores de ajedrez, tanto en el caso de los niños como en el de los adultos. Para ello es fundamental conocer los recursos tácticos principales, las figuras de mate más habituales y mantener un buen nivel en el cálculo de variantes, que deberíamos ejercitar con frecuencia. Muchos niños que quieren mejorar en el ajedrez se limitan a jugar muchas partidas y asistir a clases en algunos casos, pero olvidan la importancia de resolver problemas de táctica con frecuencia. Nuestra mente es un motor que debe estar bien engrasado siempre para poder ejercitarse a su mejor nivel.

 

En el número 1 de la revista Capakhine ofrecemos a nuestros lectores un artículo dedicado al tema táctico de la doble amenaza, al que sigue la sección “El Semáforo Táctico” de nuestro amigo y colaborador Manolo Alcover, en el que nos aporta ejercicios tácticos agrupados por niveles sobre la doble amenaza. En el número 2 que ya estamos preparando con el mismo cariño y entusiasmo con el que editamos el primero, os ofrecemos un artículo sobre la clavada, otro de los temas tácticos fundamentales para los niños y adultos que practican el ajedrez. También Manolo Alcover nos aporta interesantísimos ejercicios tácticos sobre ese tema.

 

Pero muchos pueden pensar que los grandes maestros dominan la táctica al máximo y nunca caen en las combinaciones que se pueden presentar con los temas tácticos básicos. Pues aunque es cierto que son las partidas de ajedrez de los niños las que se suelen decidir por estos temas, o las de jugadores que no tienen demasiado nivel o experiencia, en realidad a veces nos encontramos con los temas tácticos más elementales en las partidas de los jugadores de élite.

 

Un ejemplo de esto lo pudimos ver en la partida de ayer entre Jakovenko y Vachier-Lagrave, donde éste ultimo no llegó a reparar en una jugada intermedia de su oponente. La jugada intermedia es uno de esos temas tácticos fundamentales en el ajedrez. Seguro que nos ocupará algunas de nuestras páginas de táctica de Capakhine en el futuro, pero como adelanto vamos a describir en qué consiste y os ofrecemos el ejemplo que se dio en la partida mencionada.

 

Una jugada intermedia es un movimiento inesperado que incluimos dentro de una variante de apariencia forzada, para retomar más adelante la secuencia de jugadas esperadas. Normalmente esa jugada que incluimos en una variante concreta implica alguna amenaza en la posición enemiga. Veamos cómo aplica este concepto el G.M. Jakovenko en su partida de ayer.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contenidos Suscriptores - Novedades

Con la finalidad de mejorar tu experiencia, este sitio web usa cookies. Al continuar navegando aceptas el uso de cookies.