Contenidos Suscriptores - Novedades

Una de las primeras cosas que debe aprender el niño o adulto que se inicia en el ajedrez es el sistema de anotación de las partidas, que nos servirá para escribir las jugadas durante las competiciones de ajedrez, pero que también nos resultará útil para poder reproducir las partidas que encontramos en los libros y revistas de ajedrez. Una vez aprendidas las reglas del juego, los niños que asisten a clases de ajedrez aprenden el sistema algebraico, en el que las coordenadas del tablero sirven para indicar las diferentes casillas a las que se mueven las piezas. En libros antiguos se puede encontrar el sistema descriptivo, que era el sistema de notación de partidas de ajedrez que más se empleaba hace años. En este artículo nos vamos a centrar en el sistema algebraico, que es el método oficial de notación de partidas de ajedrez, y el que normalmente encontraremos en publicaciones actuales.

 

 

Cada casilla del tablero tiene una coordenada propia que la identifica de las demás. Muchos tableros tienen escrita las letras y números en el lateral, para facilitar la localización de cada coordenada. Como muchos sabréis en ajedrez hablamos de filas y columnas. Las filas son el conjunto de casillas que podemos localizar de manera horizontal, mientras que las columnas son el conjunto de casillas localizadas de manera vertical. Por tanto, cada bando encuentra sus torres, caballos, alfiles, rey y dama en su primera fila, y los peones en su segunda fila. Sin embargo, generalmente, cuando se habla de la primera fila se hace referencia a la primera fila del blanco (la primera fila del negro sería la octava). Cuando colocamos las piezas en su posición inicial en un tablero que tiene escritas las letras y números en su lateral, situaremos las piezas blancas en la fila 1 y los peones blancos en la fila 2, mientras que la fila 7 corresponderá a los peones negros y la fila 8 a las otras piezas negras. En el siguiente diagrama lo vemos.

 


Para anotar las jugadas debemos escribir primero, con mayúsculas, la inicial de la pieza que se mueve, seguido de la coordenada de su casilla de destino (la letra de la coordenada se escribe con minúsculas). Cuando el movimiento se realiza con el peón, no se escribe la inicial de la pieza, sólo la coordenada de la casilla de destino.

 

REY = R

DAMA = D

TORRE = T

CABALLO = C

ALFIL = A


Cuando reproducimos una partida de ajedrez de un libro o revista vemos que las jugadas van numeradas siguiendo su orden. Por ejemplo si encontramos 1. e4 e5 significa que la primera jugada de las blancas consiste en mover su peón a e4, y la primera jugada de las negras consiste en mover su peón a e5. Las blancas podrían seguir con 2. Cf3, lo que significaría que las blancas, en su segunda jugada, mueven su caballo a la casilla f3.

 

Para indicar que se produce una captura se usa el signo “x”, aunque en algunas publicaciones se omite. La jugada 15. Dxe5 nos indicaría que en la jugada número 15 la dama del blanco captura una pieza en la casilla e5.

 

Observemos la siguiente posición.

 


Las blancas van a mover su caballo de b1 a la casilla d2. Si escribiéramos 8.Cd2, existiría la duda de qué caballo mueve a esa casilla, puesto que el caballo de f3 también puede hacerlo. Para solucionar ese problema, en la anotación se debe incluir, tras la inicial de la pieza, la letra de la coordenada de la casilla de origen, seguido de la coordenada de destino. De manera que habría que escribir 8.Cbd2.

 

Observemos ahora el siguiente diagrama.

 

 

Las blancas van a mover su caballo de b2 a la casilla c4. Si escribimos 45.Cc4, generamos la duda de qué caballo mueve a dicha casilla. Tampoco podemos escribir 45.Cbc4, porque ambos caballos están situados en la columna b. Así que en este caso recurrimos al número de la coordenada, en lugar de a la letra. Por tanto la jugada sería 45.C2c4

 

El enroque corto se representa con 0-0 y el enroque largo con 0-0-0. El jaque con el signo + y el mate con el signo #, aunque en algunas publicaciones se pueda encontrar con el signo ++.

 

Cuando un peón llega al final de su recorrido y promociona, se escribe la jugada seguida de el signo = y la inicial de la pieza en la que se convierte el peón. Por ejemplo 34.a8=D, significaría que el peón de la columna “a” promociona convirtiéndose en dama.

 

En un futuro artículo os hablaremos de los signos que encontramos a veces en los libros y revistas de ajedrez, acompañando a algunas jugadas, y que representan algún comentario sobre el movimiento en cuestión. Ese tipo de comentarios no se anotan en las competiciones, pero sirven para que el comentarista muestre una idea con un simple signo (por ejemplo, buena jugada se representa con el signo “!”).

 

Es importante que los jugadores que participan en competiciones de ajedrez sepan anotar correctamente las partidas, ya que dependiendo del ritmo de juego de las partidas puede ser obligatorio que se anoten las jugadas en la planilla que facilita la organización del torneo. Nuestro colaborador, el árbitro FIDE Daniel Escobar, dedica un artículo en el segundo número de la revista Capakhine, que aparecerá a final de junio, a explicar en qué ritmos de juego se debe anotar en un torneo y cuándo no.

 

Comentarios   

0 #1 Fermin Rodrigo Sanch 20-09-2016 15:21
sOIS BUENOS instructores, os sigo en el blog de videos
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Con la finalidad de mejorar tu experiencia, este sitio web usa cookies. Al continuar navegando aceptas el uso de cookies.